Existen más de 4000 especies de medusas en todo el mundo, y especialmente en el Mediterráneo habita la mayoría de dichas especies debido a ser un mar pequeño y que se calienta muy rápidamente. Este animal tan temido por el hombre  que, como defensa, la gente lo saca del mar para darle su «merecido y exterminarlo con la idea de extinguirla» simplemente por el hecho que pica, es muy importante para todos los ecosistemas puesto que muchos animales (entre ellos el pez luna y la tortuga) se alimentan de ellas y debemos ser conscientes del daño que trae acabar con ellas.

Partimos de la base de que hay incluso especies que no pican, y en los casos de las que pican, hay muchos niveles de picadura que afectan, en algunos casos puede llegar a causar la muerte (como por ejemplo la carabela portuguesa). Existen medusas más grandes que el hombre y medusas muy pequeñas o incluso transparentes que apenas se ven.

Todas ellas lo hacen de la misma manera, tienen unos tentáculos, y en ellos tienen como unas «microjeringuillas» que te inyectan unas toxinas y dejan una marca en la piel, que es lo que hacen que sintamos tanto dolor, al principio como un latigazo y despues el dolor se va pronunciando a medida que el veneno penetra en la piel.

¿Qué hacer ante una picadura de medusa?

Lo primero que yo aconsejo hacer por la experiencia que me trae, es secar con un trapo la zona afectada, solo presionando suavemente, y despues, aplicar una solución de bicarbonato de sodio + agua de mar en de 50% de cada con una gasa sobre la zona. En mi caso, lo he probado dos veces este verano puesto que en dos días seguidos me han picado dos medusas y esto ha sido mano de santo, el primer día me lo hicieron en enfermería, y el segundo día lo hice casero, tanto las marcas de los «latigazos» como el dolor me desaparecieron al poco tiempo.

Además de ello, si por lo que sea el dolor y la marca en la piel persisten, lo mejor es acudir a un centro médico o enfermería cercanos donde están acostumbrados a tratar estas picaduras intentar describir cómo era la medusa para que, solo describiéndola, el practicante sabrá de cual se trata y podrá darte un tratamiento específico.

Estas soluciones son las más sensatas y las más correctas, ahora bien, las que siempre he escuchado y hemos utilizado desde pequeños es que si no hay posibilidad de estas alternativas porque estamos muy lejos de tierra y no tenemos bicarbonáto de sódio y ningún hospital, el amoníaco es una alternativa que siempre se ha dicho, en este caso, científicamente no sé hasta que punto es real y si sirve para todas las medusas, pero si que es cierto que alivia el dolor. Y ya en casos más extremos donde no tenemos ni amoniaco, serviría la orina puesto que lleva amoniaco, pero aquí se corre un riesgo de coger una infección si existe herida en la picadura.

Tambien, otra solución sería despues de limpiar la zona, aplicar cremas que venden en farmacias, muchas contienen cortisona, así es que hay que estar seguros que se le puede aplicar a la persona afectada.

¿Qué no se debe hacer?

  • No se debe limpiar con agua dulce puesto que lo que haría sería esparcir las toxinas y además potenciarlas, con lo que empeoraría la situación.
  • Por la misma regla de tres, aplicar hielo para rebajar el dolor, haría lo mismo que el agua dulce.
  • Tocar la zona afectada: ni tu ni nadie debeis tocar con las manos ni con otra zona del cuerpo la parte afectada, se pueden llegar a transmitir las toxinas.