Cuando vamos a comprar un barco, lo primero que vemos es si va a ser a motor o a vela, y ya con ello decidido, nos puede surgir una duda, ¿Monocasco o catamarán?

Hagamos una comparativa de ambos tipos de embarcaciones, en este caso ambos tipos serán de vela, ya que son los que más diferencias poseen.

Estabilidad

Este es un tema de discusión bastante habitual entre los navegantes, hay quien estará de acuerdo y quien no en lo que vamos a decir, pero este es nuestro punto de vista.

Los catamaranes, al tener dos cascos, hacen que el barco no tenga la escora típica de los monocascos, y esto, sobretodo a la hora de fondear, es un punto muy a favor porque el barco no se mueve tanto.

Cuando navegamos la cosa cambia, un monocasco es como un tentempié, al tener más del 60% de su peso debajo del agua (en la orza) el barco siempre tiende a adrizarse y el centro de gravedad es raro que llegue a desplazarse tanto como para que acabe volcando.

No obstante, con los catamaranes pasa lo contrario, cuando escora y levanta uno de los “patines” corre el riesgo de que su centro de gravedad se desplace transversalmente hasta que llegue a poder volcar, aunque hay que decir que los de hoy en día, sus diseños están muy estudiados y no es nada común que pase. De hecho, en caso de mucho viento, están diseñados para que cuando una embarcación vaya a todo trapo, su palo se acabe partiendo antes de que la embarcación llegue a escorar tanto como para volcar.

Fondeo

A la hora de fondear, además de la ventaja mencionada anteriormente, los catamaranes tienen poco calado con lo cual pueden acercarse más a la costa sin peligro de embarrancar. Algunos monocascos tambien pueden hacerlo dado que llevan orzas abatibles.

Catamarán en arena

Sin embargo, los barcos que tienen orza fija, corren el peligro de embarrancar incluso por el borneo.

En el fondeo tambien cabe destacar la amplitud de los catamaranes, hace que la vida a bordo llegue a ser más cómoda, teniendo el salón sobre el mar, con lo cual muchas escotillas en las que entran mucha luz y tambien amplia la visibilidad desde el interior de la embarcación.

Navegación

Aunque se dice que los catamaranes son más rápidos que los monocascos, no son capaces de llevar rumbos cerrados al viento en ceñida como los monocascos, y tambien hay que ser muy cautos con la escora dado que como hemos comentado antes, un ángulo excesivo podría poner en peligro el adrizamiento de la embarcación.

velero navegando

Precio

Cuando hablamos del tema económico, es evidente que, al tratarse de dos cascos, el barco tiene mucha más manga, y además de ser embarcaciones más caras, su mantenimiento es más elevado, además de pensar que en un puerto, necesitas contratar dos amarres para que pueda entrar sin problemas.

En definitiva, no existe el barco perfecto, cada armador busca una finalidad diferente para su embarcación, aquí hemos mostrado algunos de los puntos en los que más se diferencian una clase de embarcación con la otra.