Cuando vamos a comprar un barco, la pregunta del millón (nunca mejor dicho por los precios que están los barcos) es si nos decidimos por un barco a motor o un barco a vela. Pues la respuesta está en según la utilidad que queramos darle al barco; a nuestro tiempo, al confort y/o a los deportes nauticos.

En el caso de querer disfrutar de una navegación sin prisas, relajarnos mientras navegamos, y nos dé igual a qué hora llegar a cierto lugar, podemos elegir una embarcación a vela, ya que con ella disfrutamos de las fuerzas de la naturaleza para tener arrancada y velocidad, y a su vez puedes hacer algo de ejercicio físico mientras aprendes a llevar la caña y a conocer tu barco hasta que lo conoces como a tí mismo… (personalmente, el momento en el que más disfruto es cuando izamos las velas y paramos el motor, sólo escuchar los sonidos del barco y como rompe el agua es alucinante).

Si por lo contrario, lo que queremos es estar fondeado en una cala,  llegar lo antes posible, y disfrutar del fondeo con los amigos, pescando, charlando, dándonos un baño, etc, para ello hay que elegir una embarcación de motor.

Tambien hay que tener en cuenta una cosa bastante importante a la hora de la elección, un barco de motor es mucho más caro que uno de vela tanto en coste inicial como en mantenimiento, pero tambien es verdad que el confort de un barco de motor va a ser mucho mayor que el de uno de vela (hablando de la misma eslora), ya que el diseño permite tener bastante más espacio para que los camarotes y las cámaras de estar sean más cómodas, tambien, en la bañera, el espacio será mayor, con lo que se podrá estar más cómodo al aire libre.

Sin embargo, un detalle que tienen los veleros, es que el motor no consume casi nada de combustible, y habrá que repostar cada mucho tiempo, cosa que en los barcos de motor será complicado.

El mundo de las regatas tambien ha de estar en nuestra mente, si uno está metido en este mundillo, verá que en las regatas hay muy buen ambiente, rara vez encontraremos a algún descerebrado (aunque los hay) que piensa que es el mejor y demás, normalmente la gente crea muy buen ambiente, y por ejemplo, cuando acaban, las tripulaciones se reunen en el nautico y comentan como les ha ido y las anécdotas, esto tambien puede ser un punto a favor para comprar un velero y participar en ellas.

Si lo que busca uno es pescar y luego sacar a su mujer para pasear o bañarse en cualquier sitio, lo tiene bien claro, una embarcación de pesca-paseo será perfecta.

Para deportes náuticos, una lancha rápida será lo mejor.

En resumen,  hay muchísimas preguntas que hacerse para tener bien claro que embarcación comprar o alquilar, por supuesto, lo primero, mirar el bolsillo para ver qué límites tenemos, y despues de ello, lo que buscamos, y por último, la eslora necesaria (en este caso hay que tener en cuenta los gastos de impuestos y amarres)