Llevar agua potable a bordo es algo tan importante como que el barco flote, cuando salimos a la mar, siempre sabemos cuando salimos pero nunca cuando vamos a llegar a puerto, aunque salgamos a bañarnos a la calita más cercana se puede dar el caso de haber cualquier imprevisto que haga que nos demoremos.

Por ello, es de vital importancia llevar agua dulce sobretodo para hidratarnos, dado que cuando estamos a bordo de un barco nos está dando el sol de pleno, nuestro cuerpo necesita hidratarse más de lo habitual, esto hace que debamos llevar una reserva de agua.

Cómo llevar el agua potable a bordo

Existen varias formas de llevar agua dulce a bordo, la más aconsejable para beber es el agua embotellada, ya que esta agua está protegida al estar cerrada herméticamente, no se corre el riesgo de que sea contaminada. Una opción similar es llevar botellas/cantimploras de plástico llenas de casa aunque no es la mejor opción por incomodidad y por el estado en el que puede acabar el agua al cabo de un tiempo.


Los barcos (a partir de ciertas esloras) tambien llevan depósitos o tanques que se llenan con agua de puerto, esta forma tambien es útil aunque no es demasiado recomendable dado que el agua del puerto no suele ser muy buena y además, al estar tiempo en los tanques se corre el riesgo de que haya bacterias, pero si se trata con productos no tiene porque haber ningún problema.

Los depósitos pueden ser rígidos estandar, rígidos con la forma del habitaculo donde se van a colocar o bolsas, todos ellos tienen un sistema de ventilación para poder airear el interior.

Se utiliza un sistema de tubos que pasan a través de una bomba que da servicio a todos los grifos del barco. Si hay uno o varios depósitos en la embarcación, suelen estar comunicados entre ellos y con llaves para poder cerrar y abrir en función de igualar pesos o por si se vacía uno del todo, no haya ningún problema con aire.
Todos los depositos se suelen llenar desde un conducto que hay en la cubierta y tiene su respectivo tapón para que no entre agua salada, polvo, insectos, etc. Hay que tener muy en cuenta que este registro es igual que el del combustible con lo cual se debe tener cuidado no llenar el deposito de gasolina o gasoil con agua y viceversa.

La importancia de ahorrar agua

Como hemos dicho antes, cuando salimos a navegar, sabemos cuando salimos de puerto pero no cuando vamos a regresar, en el mar puede haber muchos imprevistos como por ejemplo un cambio de meteorología o una rotura que haga que nos demoremos para llegar a puerto. Por ello es muy importante contar con más agua dulce que la que necesitariamos en tierra (tambien porque en el mar no hay tiendas, jeje).

Sobretodo cuando vamos a hacer una travesía larga, hay que contar con más de dos litros por persona y día que tengamos previsto hasta nueva llegada a puerto, y sobretodo si se navega a vela puesto que las travesías suelen ser de mayor duración.

Cómo ahorrar agua

Una de las mejores maneras para ahorrar agua es tener un grifo en la cocina con agua salada para fregar la vajilla con dicho agua y así no hacer tanto uso del agua de los tanques, estos grifos se activan con un pedal y se pueden usar para aplicar el lavavajillas y luego quitar con agua dulce, o incluso todo el proceso con agua de mar.

Por supuesto, si se esta en navegando o fondeado, las duchas utilizarlas en caso de que sean necesarias y utilizando la menor cantidad de agua posible ya que es una vía muy rápida de desechar mucha cantidad.

Fuente: Nautiexpo

Otra manera es como hemos dicho antes, utilizar para beber solo el agua embotellada y el agua de los tanques para uso doméstico (duchas, limpieza en general, higiene personal, etc.).

Generar agua potable es posible

Desde hace unos años, existe una maquina capaz de coger agua de mar y convertirla en agua potable a través de procesos de ósmosis inversa y llenar los tanques. La potabilizadora es un invento que ha dado la posibilidad que una tripulación pueda navegar tranquila sabiendo que no va a tener escasez de agua en una larga navegación.